Hablando de cuellos y collares

Hablando de cuellos y collares

Hay collares para todos los gustos y ocasiones. Sin embargo y a pesar de la gran oferta que tenemos hoy en día, nos sigue costando mucho acertar en las combinaciones. Porque como es de suponer el collar de Audrey Hepburn en “Desayuno con Diamantes” no lo llevaríamos un día cualquiera con un traje de chaqueta.

Así que empecemos por distinguir los diferentes tipos de escotes y cuellos. El cuello a la caja, típico de esta época del año, en jerseys y vestidos, y las camisas ofrecen muchísimas opciones porque es posible combinarlos con gargantillas y collares algo más largos. Depende ya del nivel de atrevimiento de cada una y el estilo personal. En este caso, yo soy más de colores lisos y prendas básicas para darle todo el protagonismo a los complementos.

El escote redondo y el escote en pico, por otra parte, piden “a gritos” collares más pegados al cuello, algo más recargados los primeros y más sencillos los segundos.

El escote en V es otro de mis preferidos junto con el cuello a la caja. Siempre favorecedor, mucho más si sabemos combinarlo de manera acertada con un collar o colgante. En este caso, siempre maxi. Da un aire desenfadado y sexy a la vez.

Pero la moda no es matématica, por lo que a pesar de las recomendaciones cada una de nosotras tendremos que despejar la “x” para saber cúal es el escote y el collar que más se ajusta a nuestro estilo y complexión física. Es fundamental saber qué formas y colores nos favorecen más.

 

 

 

No Comments

Give a Reply